CREZCO & PNL

foto-icebergDesde nuestra experiencia, acercarse a la Programación Neurolingüística nos ofrece el camino de una práctica a través de la cual:

– aprendo a prestar atención a la manera en cómo funciono

– aprendo a describir el modo cómo me represento la realidad y opero en ella

– me hago consciente de los recursos internos que poseo

– aprendo cómo  puedo enriquecer mi experiencia, ampliar mis opciones, generar nuevas conexiones.

– favorezco el despliegue, el desarrollo de mis capacidades y potencialidades naturales: liderazgo, comunicación, creatividad, toma de decisiones, consecución de objetivos, etc

– exploro mi identidad, mi visión, mi misión, mis creencias y la pertenencia a un sistema mayor.

– tomo responsabilidad sobre mi capacidad para crear y contribuir a los cambios de los sistemas a los que pertenezco: natural, familiar, organizacional, comunitario, etc.

– aprendo a manejar mis estados y a hacerme consciente de su influencia en el sistema.

– desarrollo una forma de observar la realidad que me permite generar cambios para vivir en un estado interno de flujo con la vida, más satisfactorio, placentero, saludable y eficiente.

En otras palabra, la PNL nos revela cómo a través de este proceso de autoconocimiento, de reconexión con nuestra mente cognitiva y mente somática (cuerpo), somos capaces de acceder a información y conectar con recursos  que nos permiten resignificar nuestra realidad, reconfigurar la forma en la que interpretamos lo que nos sucede y  modificar nuestros estados internos que, en definitiva, son los que determinan nuestro grado de felicidad y bienestar interno.

Un proceso que pasa por el redescubrimiento de cómo filtramos y creamos nuestro particular modo de vivir la realidad (nuestro mapa del mundo) y nuestra manera de operar en ella. En el que amplio mi conciencia sobre mí mismo, sobre las demás personas y sobre el mundo, ampliando así mis posibilidades de desarrollo y mejora. 

Y es a través de la práctica y el entrenamiento que podemos reprogramar y reorganizar de manera integral nuestro sistema, reactivando circuitos neurológicos, ampliando mis posibilidades de desarrollo y creando nuevas realidades también en los sistemas a los que pertenecemos (natural, familiar, organizacional, comunitario, etc).

titulo-aportaciones-concretas

blanco– Aporta la práctica de parar, de prestar atención, observar, del autoconocimiento. Recuperamos la capacidad para conectarnos con nosotros/as mismos/as (mente cognitiva y somática), la capacidad de observarnos, de explorarnos.
blanco– Tomar conciencia de que donde está mi atención, está mi energía.

blanco– Nos reconectamos con nuestro cuerpo, nuestros sentidos, nuestra percepción. Desarrollamos mayor conciencia de mí, del otro, del sistema, del aquí y el ahora.

blanco– Descubrimos cómo es nuestro mapa del mundo, cuáles son nuestros filtros, cómo matizamos la realidad y cómo nos la interpretamos. Y aprendemos a ampliar los límites de nuestra realidad, a crear nuevos mapas, ampliando así las posibilidades de desarrollo. A crear lo que creo.

blanco– Nos damos cuenta de que somos nosotros/as quienes construimos nuestros estados internos, de nuestra responsabilidad y de que podemos cambiarlo. Como consecuencia, dejamos de buscar excusas externas a lo que nos ocurre.

blanco– Aprendemos a ponernos en contacto con nuestras propias respuestas para generar cambios a través de nuestros propios recursos internos. Nadie nos da recetas ni soluciones externas, sino que conectamos con la sabiduría de nuestra propia experiencia vital y aprendemos cómo operativizarla.

blanco– Re-descubrimos la capacidad para encontrar alternativas de acción y lograr resultados excelentes  con estados internos excelentes.  Bien para aquello que ya no nos funciona o ante algo en lo que queremos innovar. Aprendemos a encontrar alternativas para hacer las cosas “de otra manera”, más eficiente, más coherente conmigo mismo/a.

blanco–  Conectamos con mis fuentes de automotivación y aprendemos a diseñar objetivos  y tomar decisiones para obtener resultados alineados con mi visión, misión, valores y creencias.

blanco–  Descubrimos la manera en la que, desde nosotros, generamos mejoras en los sistemas a los que pertenecemos  (natural, familiar, organizacional, comunitario, etc).

blanco– Conectamos con el estado deseado, aquel donde deseas estar, que se traduce en una mayor calidad de vida y un mayor deleite y satisfacción en el aquí y el ahora, con nosotros mismos y el mundo al que pertenecemos.