APRENDIZAJE/CREZCO COMO DOCENTE

Aprendiendo a Ser Docente

Crezco espacios de formación y desarrollo, PNL, programación neurolingüística, docencia, coachingHoy es 5 de de Octubre, día elegido por la UNESCO para celebrar el Día Mundial de las Docentes y los Docentes. Qué menos que dedicar este pequeño espacio a todas las personas que, día a día, a veces sin tener plena consciencia de ello, ponemos nuestro granito de arena para crear espacios de aprendizaje. Que experimentamos placer y felicidad con esta noble profesión. Que agradecemos la oportunidad de vivirlo como un aprendizaje privilegiado.

Ha terminado la clase. Con una cámara de curiosidad infinita y lente translúcida observamos a una persona apoyada en el borde de una mesa. Sus ojos brillan. Sus manos le sirven de soporte, tiene cruzado su pie izquierdo sobre el derecho y su tronco está un poco inclinado hacia adelante. En esa postura de equilibrio, estira levemente el cuello y gira su cabeza recorriendo cada una de los puestos del aula. Sonríe.

Con un gran zoom de cámara, ahora estamos en su piel. Somos nosotros/as mismos/as.

Sonrío. Aunque el aula está vacía, me llegan cientos, miles de imágenes, sonidos, palabras, frases, preguntas, miradas… Infinitas sensaciones recorren mi cuerpo. Me sumerjo en un estado de inexplicable amplitud. En cada silla, veo, oigo y puedo sentir a decenas de personas que crecieron en ese mismo espacio o en uno parecido. Algunas hace tan solo una hora, otras hace un año, otras hace ya más de una década. Sus cuerpos en movimiento, sus ojos brillantes, emociones a flor de piel de todos tipos y colores. De todo he aprendido.

Han pasado años. Y el significado de mi labor se ha ido transformando. He aprendido con el tiempo a aprender de quien labra la tierra. A ararla, a practicar el barbecho. Ahora sé que la semilla contiene el brote y cultivo el arte de acompañar, el de la escucha y la espera de quien confía. También aprendo a observar al cielo, a saber hacer disponible el recurso necesario llueva, nieve o haga sol. Y, sobre todo, aprendo que cada nuevo elenco de semillas transforma por completo la tierra de cultivo, convirtiéndola en un universo que nace de nuevo, y que, una y otra vez, ayuda a crecer al/la labriego/a, que no es más que otra semilla que se transforma.

Los he visto con mis propios ojos. Están ahí.

Saben que allí dónde hay aparentemente tan sólo un terrón de tierra se desarrollarán ejemplares únicos en su especie.

Y practican el arte de acompañar que, allá donde pongamos la planta de nuestros pies se abran siempre cien senderos.

¡Feliz día!

2 pensamientos en “Aprendiendo a Ser Docente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s